Redactado por Pedro Miguel León (@PedroLeon84)





Todos sabemos lo que es una moneda: una acuñación de metal –o un pedazo de papel– que sirve como representación de valor y que por tanto podemos usar como dinero. El concepto de “criptomoneda” sin embargo no nos es tan conocido –y con razón, pues es reciente–, por lo que es necesario explicar de qué se trata y cómo funciona. En esencia, una criptomoneda no es más que una moneda virtual. Es moneda porque sirve como una representación de valor que gracias al protocolo blockchain puede ser emitida en una red informática sin riesgos de ser falsificada, y es virtual porque en lugar de ser un pedazo de metal es inmaterial.

Se que para algunos esto parece algo muy futurista, pero hace algunas décadas las fotografías digitales también nos habrían parecido algo complejo. Hoy, sin embargo, el uso de la fotografía digital se impone sobre el de las fotografías físicas –las subimos a nuestras redes sociales, se las mandamos a nuestros amigos y familiares por nuestras aplicaciones de mensajería, etc–, y lo mismo pasará con el dinero.

Así como una fotografía digital es una secuencia de información que puede ser transferida a través de internet, las criptomonedas también lo son. La gran diferencia es que mientras no hay problema con enviar copias a diestra y siniestra de una misma foto, cada moneda de este tipo solo puede ser transferida una única vez y de forma irreversible (como si realmente estuvieses entregando una moneda de metal en las manos de la otra persona).

Como podrá intuir el lector, por su uso como dinero, los usuarios de las criptomonedas podrían sentirse incentivados a emitirlas arbitrariamente y falsificarlas, lo que podría suponer un caos económico que fácilmente podría provocar la devaluación de este tipo de activos. Sin embargo, este problema con monedas como Bitcoin está resuelto gracias a la forma en la que funciona el protocolo que lo sostiene.

Satoshi Nakamoto –a quien nadie conoce en realidad, y que por lo que se sabe, podría incluso ser un grupo de personas trabajando en conjunto, puesto que su nombre es un seudónimo–, creador del Bitcoin e inventor del protocolo blockchain, explica en un paper publicado en 2008 el método mediante el cual, utilizando un conjunto de mecanismos informáticos, se pueden realizar transacciones por medio de una red p2p de forma segura que entre otras cosas hace infalsificables este tipo de monedas y controla su emisión mediante el consenso de los participantes de la misma. Para resumir un poco como esto funciona, se puede decir que todas las operaciones realizadas dentro de una red blockchain son autenticadas por toda una red de computadoras alrededor del mundo e incluido en un registro inmutable llamado “cadena de bloques”, por lo que resulta imposible gastar la misma moneda dos veces.


Donar bitcoins al autor:

13pF7ycHG2tbBf2VL9ANXGfbzBE8Fm9Sgz