Redactado por Pedro Miguel León (@PedroLeon84)

Una de las razones con que se ataca al Bitcoin es la de argumentar que su valor se fija "mágicamente". ¿Cómo es posible que algo que en el 2009 no valía nada, cero dólares, ahora en el 2017 valga casi 5000$? ¿Ha sido arte de magia, especulación o complot mundial? Ninguna de las tres. Fue simplemente el resultado de la ley de la oferta y la demanda.

La ley de la oferta y la demanda establece que si yo tengo algo que tú necesitas yo te lo ofreceré a un precio que a mí me convenga y tu me lo comprarás si ese precio te conviene. Si mañana yo llamo a la puerta de tu casa para venderte un iPhone X en 500 dólares ¿me lo comprarías? Pero, ¿y si en lugar de 500 $ te pido 5000$? Creo que no habría yo terminado de ofrecerlos cuando ya me habrias echado a patadas.

En el 2009 si te hubiese querido vender un bitcoin y te hubiese pedido por el 30$ me hubieses mandado de paseo. Pero si ahora mismo quisiera venderte uno por 1000$ no lo pensarías ni un segundo.

Pero volvamos a lo esencial. ¿Cómo es posible que algo que se podría decir que no existe en el mundo real, tenga tanto valor? Es que claro, del oro es muy fácil de entender. El oro, así no tuviera ningún valor, al menos podrías fundirlo y hacer con él un anillo y regalárselo al Sr. Frodo. Pero ¿un bitcoin? ¿Qué carajos se hace con un bitcoin?

En el 2009 no se hacía nada con ellos y por eso no valía nada, pero en el 2017 se puede hacer mucho con él y por eso es que vale mucho; y mientras más cosas se puedan hacer, pues más valor tendrá. Así de simple. El Bitcoin vale porque es útil y cada día es más útil.

Vamos a ver una historia que quizá no sepas. El 22 de mayo del 2010 un tipo en un foro de internet le pidió a otro tipo que le comprara un par de pizzas con su tarjeta de crédito. A cambio estaba dispuesto a pagarle 10.000 bitcoins. Dos pizzas deben eran más o menos 30$, así que esa primera transacción significó una primera tasa de cambio de 0,003$ (30/10000).

Claro, el tipo que quería las pizzas estaba dispuesto a dar diez mil de sus bitcoins por ellas porque básicamente en esa época no podía hacer nada más con ellos. si tú ibas a una farmacia, a un supermercado, a una tienda de ropa nadie te iba a aceptar bitcoins. Pero hoy en día puedes comprar lo que te de la gana con bitcoin. ¡Tal cual! Si tienes una cuenta de BitPay (un servicio con cartera) y solicitas tu tarjeta de débito, puedes ir a cualquier tienda donde acepten Visa y comprar lo que sea, desde ropa en Zara hasta un Big Mac en McDonalds (ó un cuarto de libra con queso).

Y mientras más pasa el tiempo más usos tiene el bitcoin. Quizás mañana resulte que Amazon comience a aceptar bitcoins como pago. ¿Sabes qué pasaría en ese caso? Simple, que todo el mundo que hasta ahora está dispuesto a pagar, digamos que, 4000$ por bitcoin, pues de la noche a la mañana estarían dispuesto a pagar 5000, o 5500 o 6000$, por ejemplo. Si mañana sale al mercado de las apps una que se viralice como lo hizo el Pokemon Go, pero para jugarla haya que comprar tokens utilizando bitcoins para ello, pues el precio se va a volver a incrementar, y así sucesivamente.

Cada día son más las personas que están apostando por el Bitcoin. Yo mismo invertí en ellas porque como venezolano que soy me tocó cambiar todo mis ahorros a dólares para poder protegerme de la inflación. Pero todos ustedes saben el problema que ello representa. Primero supone que a todas partes a donde viaje debo llevar ese efectivo conmigo, arriesgándome a perderlo. Luego me di cuenta que con cada cambio de divisa que hacía pues salía yo perdiendo dinero. Si paso mis dólares a euros pierdo una parte, si luego viajo Chile y convierto los euros a pesos chilenos pierdo, si luego me muevo a México y vuelvo a hacer la conversión, ya saben, pierdo. Por todos lados pierdo. Así que me senté y abrí mi cartera de Electrum, compré bitcoins y luego abrí una cartera en LocalBitcoins, otra en Coinbase y una de BitPay. A través de ellas compro lo que necesito y el resto lo tengo ahorrado. Y claro, todo esto a través de internet, porque no veas tú lo difícil que sería ir por cada país abriendo cuentas bancarias.

Como mi caso hay miles. Pero ahora hay cientos de usos más. Ya hay mercados online donde comprar con Bitcoins, hay "contratos inteligentes" que se efectúan con criptomonedas, hay un montón de gente que trabaja online ofreciendo servicios que luego cobran en Bitcoin, desde los que trabajan Workana o hasta los que lo hacen en sitios de webcams para adultos (ó youtubers para no tan adultos).

En conclusión, el bitcoin tiene valor porque es útil y no pasa nada si te niegas a aceptarlo, bueno sí pasa, mañana vas a ser tú el que se siente a lamentarse como se lamentan quienes en el 2013 decían que el Bitcoin era un timo y no valía la pena invertir en él o si quiera usarlo; ahora serían millonarios.

Una última cosa: el Bitcoin subirá de valor porque es un número limitado de monedas. No como pasa con los dólares o los euros y ni qué decir del bolívar, monedas que a cada rato los gobiernos imprimen como les da la gana, devaluando su valor.

Los bitcoins estás contados y cada día más gente quiere usarlos, ¿sabes lo que eso significa, no? Si aún no lo sabes entonces es que te faltan más horas de lectura y para ello esta BitcoinVenezuela.com; visítanos e instrúyete. No dejes que te coja el toro, mira que ¡camarón que se duerme ni que lo fajen chiquito!